La Serenísima

Cómo hablar de dulce de leche sin nombrar a La Serenísima de Mastellone. Junto a Sancor son los dos pesos pesados img_5860de la industria láctea en Argentina, en relación a sus ventas y presencia en el mercado entre estos dos y el resto hay un abismo. Obvio que como toda hegemonía tiene sus detractores.

Hicimos un Campeonato de Dulce de leche, en el que probamos catorce productos en envase de plástico de la provincia de Buenos Aires y, La Serenísima Clásico, salió primero. Fue una cata  a ciegas de la que también formó parte La Serenísima Estilo Colonia. Casanto, también de Mastellone, ganó el segundo lugar.

Probamos para esta sección el Clásico y el Estilo Colonial. Ambos son img_5861brillosos, aunque el clásico tiene un color más
claro que el Estilo Colonial, que por cierto tiene más cuerpo, es más firme. Esto lo explica La Serenísima en su página web: Colonial: Con una mayor proporción de leche y menos azúcar que el Dulce de leche clásico. Es un producto de cuerpo firme y sabor intenso, acaramelado y cremoso; Estilo Clásico: Elaborado con una mayor proporción de azúcar y menos leche que el Dulce de Leche Colonia, se caracteriza por tener un color más claro, cuerpo cremoso y sabor suave.